La vocación salesiana es un don de Dios, y se responde con el esfuerzo de una formación adecuada y continua. Para los salesianos, la formación es acoger con alegría el don de la vocación y hacerlo real en cada momento y situación de la existencia. La formación es una GRACIA DEL ESPÍRITU, una ACTITUD PERSONAL y una PEDAGOGÍA DE VIDA.

La formación dura toda la vida. La experiencia vocacional se despliega en un único itinerario formativo en el que se pueden distinguir dos momentos: La formación inicial y la formación permanente. Cada fase de la formación inicial tiene un objetivo específico y una casa como lugar de referencia para vivir la experiencia, y capacita al salesiano para seguir creciendo vocacionalmente a lo largo de su vida.

Aspirantado

El Aspirantado Salesiano es la primera etapa de la Formación Inicial a la Vida Salesiana y consiste en un año en el cual el "Aspirante" madura su opción vocacional a la vida religiosa salesiana.

Este año inicial es obligatorio para los interesados en iniciar el proceso de formación. Solo hay excepciones para quienes han cursado años en otros seminarios, sean de indole diocesano o de otra comunidad, previo visto bueno del Superior Provincial.

El año de Aspirantado es homologado si el interesado realiza un año de Voluntariado Vocacional, el cual al final de este pasa directamente al Prenoviciado.

Prenoviciado Salesiano

El Prenoviciado, es una preparación al Noviciado. El "Prenovicio" comienza a cursar las materias filosóficas durante un año, que luego continuará en la etapa del Posnoviciado.

Al final de estos dos años el joven ha de tener madura su opción vocacional. El Prenoviciado se realiza en la Casa de Formación del municipio de Colcapirhua.

Noviciado Salesiano

Si el joven es idóneo para continuar el proceso de llegar a ser salesiano religioso, este es enviado a un noviciado salesiano que tiene una duración de doce meses al final del cual el joven puede decidir si optar por Cristo como Religioso Salesiano, es decir, practicando los Consejos Evangélicos o votos religiosos, ó seguir su camino fuera de la comunidad.

En el Noviciado se estudian las Constituciones y Reglamentos de la Sociedad Salesiana, Latín, y Leyes de la Iglesia. Además durante este año el "Novicio" depende económicamente de la Comunidad Salesiana.

Profesión Religiosa

Al final del Noviciado, el joven que es admitido para seguir su formación como Salesiano, hace sus primeros votos religiosos y es formalmente un Salesiano. Estos primeros votos son temporales, es decir, se hacen por lo general por un año o un trienio, al final del cual se renuevan los votos hasta cumplir 6 años de Religioso en el cual al final se hacen votos perpetuos.

El joven puede hacer sus votos como Salesiano Coadjutor, o Salesiano Aspirante al Presbiterado o Diaconado Permanente.

Posnoviciado Salesiano

El joven que termina satisfactoriamente su noviciado es llamado técnicamente posnovicio salesiano y está preparado para reiniciar sus estudios de filosofía, pedagogía y catequesis en una universidad o escuela profesional, en algunos casos pertenecientes a la misma Congregación. Esta etapa dura el tiempo en que el joven termina su preparación profesional como educador.

Tirocinio Salesiano

Terminada la anterior etapa, el posnovicio salesiano recibe un título profesional y es enviado a una experiencia pedagógica práctica denominada dentro del mundo salesiano como tirocinio pastoral, una palabra italiana que se traduce como aprendizaje o práctica docente. El salesiano practicante (o tirocinante), realiza sus prácticas docentes en una obra salesiana determinada por el Inspector (conocido como Provincial en otras congregaciones religiosas) en donde debe poner en práctica la asimilación del sistema preventivo en una comunidad juvenil. Esta experiencia tiene una duración de entre dos años por lo general y puede ser aumentada según circunstancias.

Al terminar la experiencia de práctica docente, el joven salesiano opta por la vocación como hermano salesiano o como sacerdote (o diacono permanente), dimensiones estas que tienen su formación específica en centros adaptados para ello dentro de la Congregación y la Iglesia.

Salesiano Coadjutor

El Formando se puede identificar con la figura del Salesiano Coadjutor desde que inicia la formación salesiana, y si su opción a la vida salesiana es al Coadjutorado, el formando se hace Coadjutor desde la primera profesión religiosa, y puede cambiar de opción salesiana si así lo desea en la renovación de votos temporales, ya que se hace Salesisiano Coadjutor definitivamente al emitir votos perpetuos.

 

El Salesiano Coadjutor al terminar su Tirocinio es enviado al Centro Regional del Salesiano Coadjutor -CRESCO- a realizar estudios pertinentes a la figura Salesiano Coadjutor que por lo general duran un año. Luego de terminar los estudios en CRESCO el Coadjutor es mandado a estudiar una carrera universitaria que sea útil a la Inspectoría.

Salesiano Sacerdote

El formando que se identifica con la figura del Presbítero al hacer su profesión religiosa lo hace como Aspirante al Presbiterado, y al terminar su último año de Tirocinio pasa a la etapa del "Teologado" a estudiar Licenciatura en Teología en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

Al tercer año de Teología el aspirante al presbiterado es ordenado Diácono y al finalizar la licenciatura se ordena como Sacerdote.

La etapa del Teologado es compartida por las dos inspectorias de Colombia y además con inspectorias de Bolivia y Ecuador. La casa del Teologado está ubicada en la ciudad de Bogotá.