La Congregación tiene origen japonés. El fundador era sacerdote salesiano, nacido en San Giovanni in Marignano, Italia, el 4 de agosto de 1888 y fallecido el 22 de noviembre en Tokio, Japón, donde trabajó como misionero desde 1926.

La congregación fue fundada para la asistencia a los pobres desamparados por la guerra. Su lema: “Bienaventurados los misericordiosos” y “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio”.

La sede de la congregación está en Tokio, y cuenta con cerca de 1.000 hermanas, con un total de 167 casas (a la que se agrega ahora 168, en Zárate-Campana), esparcidas en Japón, Korea, Filipinas, Australia, Papúa-Nueva Guinea, Italia, Alemania, Estados Unidos, Bolivia, Perú, Brasil, y  Argentina.

El padre Cavoli, quien antes de fundar la congregación era párroco de Miyazaki, había formado allí una asociación de laicas de San Vicente de Paúl, que se desenvolvió con mucho éxito durante casi un decenio. Esta asociación estaba compuesta por jóvenes y señoras, las cuales, movidas por la caridad cristiana, tenían un centro de acogida en un asilo construido por el padre Cavoli, para niños, ancianos y enfermos, abandonados por la sociedad de su época.

La vida de las asociadas era de ilimitada confianza en la Providencia, mientras el fundador las animaba y les daba testimonio. Al estallar la segunda guerra mundial, la inestabilidad de las condiciones sociales, políticas y económicas, en especial para los extranjeros, hizo ver con más fuerza la necesidad de formar una congregación, formada por japonesas nativas.

Las Hermanas de la Caridad (conocidas en Japón como «Cáritas-Kai») ejercen un apostolado en las obras de caridad y en todo género de actividades, teniendo presentes las necesidades locales. Consideran que la caridad consiste, sí, en llevar el bienestar físico a los individuos, las familias y la sociedad, pero no sólo, sino que trabajan con celo para la salvación, con un concepto integral de promoción social, enseñando la moral cristiana e inspirándose siempre del espíritu evangélico. Actualmente trabajan en escuelas, guarderías, asilos para ancianos y niños, comedores públicos, hospitales, ambulatorios, prensa, librería, artículos religiosos, servicios parroquiales, visitas a hospitales y casas, coordinación de reuniones de pastoral, seminarios catequísticos y otras actividades.

Por tradición fundacional, la congregación visita siempre a las familias de los enfermos y de los pobres, proporcionándoles asistencia espiritual, moral y material, y ayudándolos a llevar una vida humana y cristiana digna.

La “Congregación de las Hermanas de la Caridad de Jesús”
Es una Comunidad que como apóstol del amor del Sagrado Corazón de Jesús, profundiza la vida consagrada mística y profética, dando testimonio de esa experiencia en medio de la alegría.
Es una Comunidad de amor, que tiene como meta la comunión de la Santísima Trinidad, para ser el signo de la comunión y la reconciliación, dentro de este mundo moderno que está desunido.
Anunciamos el Evangelio de la esperanza al mundo, haciendo todo lo posible para recuperar el orden de la creación, para salvaguardar la vida y la dignidad humana.

En Bolivia, están presentes con cuatro presencias significativas, si quieres saber más sobre nosotras comunícate  Hna. Silveria 78326162